al comienzo del día

Me gustaría que al despertar pueda ver tu espalda, que en la mañana pueda desayunar con tus besos, que al levantarme me encuentre con tus sonrisas, sentir las arrugas de las sabanas que deja tu cuerpo y finalmente tomar-te.