rarezas

me hormiguean las manos,
sobre la palma parecen divagar ejercitos de hormigas invisibles…
qué extraño encontrarse con mi amigos imaginarios…