1,2,3,4

cuentame nuevamente, cuentame sin parar…
hoy me tropecé con el conde Contaro y sigue contando sin respirar;
cuentame sobre tus tristezas que esconden sueños de papel…